Alberto De Agostini y el Monte Olivia

Vidas y viajes del sacerdote salesiano, explorador de la Patagonia

La materia de hoy en nuestro blog la dedico a un personaje especial en la exploración de la Patagonia, un ser humano sensible y de espirito libre que ayudó a desvendar esta peculiar región del planeta.

cropped-dsc_0012-copia.jpg

Además de poner algunas reflexiones mías, también tomo la libertad de compartir algunos tramos del libro “Monseñor Patagonia – Vida y viajes de Alberto de Agostini, el sacerdote salesiano y explorador”, de Germán Sopeña. Este libro, cuya primera edición es del 2003 (Buenos Aires, Argentina) revela el lado explorador y apasionado del andinista y cura italiano, padre Alberto María de Agostini (1883 – 1960). Tuve la oportunidad de conocer un poco más de este personaje viajando y explorando la Patagonia Austral, de los cuales muchos cerros, fiordos y glaciares llevan la toponímia relacionada a él. La cuestión especial de este y otros libros que leí en mi temporada embarcado como guía de expedición, es que describe detalladamente, con comentarios y aportes del autor, a dos grandes echos de De Agostini: primeramente, los intentos de llegar a la cumbre del Monte Sarmiento, 2.404m. s.n.m., considerada una de las montañas más altas y bellas de la Cordillera Darwin, localizada en el suroeste de la Isla de Tierra del Fuego y que forma parte del Parque Nacional Alberto de Agostini (Chile); en un segundo momento, su logro al ser el primero a conquistar el Monte Olivia, 1.326m s.n.m., esta cumbre hermosa y la más significativa localizada en los márgenes de la “ciudad más austral del mundo”, Ushuaia (Argentina).

cropped-dsc_0044-copia.jpg

Esta montaña puede no ser la más alta o la más imponente de la región, peró yo especialmente la tengo como referencia en belleza y poesia “de montaña”, por así decir. La considero una de las más lindas montañas que conoci en mi corta experiencia entre el mar y las montañas de la Tierra del Fuego y tengo esa vivencia como la más rica en términos de paisajes y conocimiento natural de mi vida. Además se encuentra en un punto estratégico de donde cualquier lugar de la ciudad se puede avistar y también por la entrada a la bahía, saliendo del Canal Beagle hacía Ushuaia.

exp_extremosur8

“En poco más de una hora llegamos a la cima de las morenas frontales de un pequeño glaciar que llena su concavidad a los pies del Monte Olivia en su vertiente sudoeste y nos encontramos a una altura de 850 metros. Frente a nosotros se yergue su punta piramidal que, dorada por los primeros rayos del sol naciente, parece sonreírnos y alentarnos en la ardua empresa”

El escritor Germán Sopeña describe que “ese extraordinario momento marca, definitivamente, la consagración de por vida del padre De Agostini a la Patagonia. Es la primera gran cumbre alcanzada, y la que incentivará aún más, si cabía, su pasión por las montañas australes.” Estamos en Febrero de 1913, 3 años después que Alberto De Agostini se traslada a Punta Arenas, ciudad más austral de Chile, donde cumple con sus funciones clesiasticas pero también empieza a enamorarse de la región, de su paisaje y de sus personas. De echo, serán suyas las primeras y mejores fotografias y filmografias de montañas y poblaciones indígenas, utilizadas hasta los días de hoy como referencia para el estudio de este increíble paisaje. Hasta el fin de su vida, estará enamorada de la Patagonia y acá regreserá várias veces para cumplir diferentes roles en el desarrollo cientifico y humano de la región.

a07f2

Otro tramo del libro nos llama la atención para el espirito explorador del padra salesiano: “le bastan pocas horas para recuperarse del cansancio de la travesía. Apenas un día después de la llegada a Ushuaia, De AGostini comenzó a programas el ascenso al Monte Olivia, una meta que nadie había logrado hasta entonces. Y sabía, ciertamente, que la empresa no era un simple paseo.

dsc_0016

“La singular hermosura y majestuosidad de este monte y su cercanía a un centro de población, había despartadi desde hacía algunos años, en algunos exploradores europeos, el vivo deseo de conquistar su cima; pero una vez acervas a esa esbelta torre, su sola vista había sido suficiente para asustarlos y ahuyentarlos”

Punta Arenas, 12/10/2015 .:. Hacía el fin del mundo

One comment

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s